La cultura “vj” o el arte de ver la poesía de las imágenes

El Día de Córdoba – 17/09/2007
Cultura y Espectáculos – MARISA MONTES

Uno de los temas que más llaman la atención en las exposiciones eutópicas es el de la cultura vj. Quizás a muchos les suene el término videojockey, pero en realidad, ¿qué es lo que distingue la videocreación de una mera sucesión de imágenes? ¿Qué cualidades tiene un vj? ¿Es realmente un ámbito tan reducido como se piensa?

En la exposición Repeat please: cultura “vj” se arroja luz sobre algunas de estas cuestiones. Una definición siempre es complicada, porque, como indica el comisario de la muestra, Pedro Jiménez (miembro del colectivo Zemos98, que se preocupa por lo que se engloba en la cultura audiovisual: cine, vídeo, música e internet), aunque esta práctica se lleva a cabo desde hace tiempo, se está experimentando mucho y cada día hay más programas y más cambios.

“Los videojockeys son aquellos artistas que se preocupan por crear imágenes en movimiento acompañadas de sonido y con el componente del directo”, resume Jiménez, que advierte de que existen muchas particularidades a partir de esta premisa. “Se trata de experimentar las posibilidades del vídeo, el artista se sale de lo profesional y busca los efectos”, agrega.

El vj debe se caracteriza por tener un perfil técnico mezclado con el de artista. Es un ámbito que vive ahora una gran efervescencia; de hecho, se calcula que existen más de 350 vj en España y más de 60 sólo en Andalucía. Sin embargo, aún se puede mejorar mucho esta cifra si nos comparamos con Japón, donde se contabilizan alrededor de 3.000 personas dedicadas a esta actividad, “artistas visuales” que no se conforman con manejar la música. Creadores de este perfil son responsables de los grandes shows de grupos como U2 o los Rolling, aunque en principio no se repare en ellos como tales. Para Jiménez, en Andalucía están los vj pioneros de España, aunque indudablemente se llevan la palma Madrid y Barcelona en cuanto a zonas de producción y recursos.

La cultura vj une ciencia, arte y tecnología, que da lugar a profesionales del arte digital, unas veces procedentes del sector artístico, otras de la programación informática, de la animación en 3D o de la música. “Son apasionados de las imágenes -que pueden ser reales, remixes o simples bucles digitales-“, dice Jiménez, que asegura que los festivales con vj pueden tener un público masivo.

Leave a Reply