Reseña Crítica: Literatura e hipermedia.

portada libroA continuación un trabajo realizado para el Curso de Doctorado Literatura y Nuevas Tecnologías dirigido por el Dr. Manuel Ángel Vázquez Medel, esta obra de Nuria Vouillamoz por ser prácticamente única en castellano se ha convertido en un referente académico a mi entender bastante lamentable. De todos modos es importante conocer este tipo de ejemplos aunque se traten de libros del año 2000, sobre todo porque siguen teniendo esa vigencia académica. Aquí podemos encontrar una bibliografía especializada en Literatura e Internet aportada en dicho curso, está sin actualizar, pero sirve para empezar.


Literatura e hipermedia.
La irrupción de la literatura interactiva: precedentes y críticas.

Nuria Vouillamoz. Paidós. Papeles de Comunicación.
Nº de páginas: 207 Año: 2000

RESUMEN

Intentando no ser demasiado exhaustivo el libro de Núria Vouillamoz se divide claramente en dos partes temáticas muy bien diferenciadas. En primer lugar nos encontramos con un prólogo de la profesora María Morrás y una introducción de Vouillamoz que marcan el estado teórico de la publicación, los avances tecnológicos para el texto, Internet como nuevo medio de difusión de los textos.

Así mismo Núria Vouillamoz, hablará de las carencias que nos encontramos en la materia a investigar y cómo afecta a su investigación esa falta de bibliografía y materiales que a pesar de todos estarán siempre por detrás de los avances tecnológicos.

Sobre los avances tecnológicos y sobre la evolución de estos avances tecnológicos, la autora dedica un extenso y prolífico (sorprendentemente el más extenso) primer capítulo, titulado“Antecedentes de la irrupción de la tecnología hipermedia en la literatura”. En este capítulo se podría subdividir en dos grandes bloques. Un primer bloque en el que se centrará en los “Precedentes tecnológicos. Diseño y aplicación de modelos hipermedia”, en donde hace cita de la evolución tecnológica que se ha ido produciendo en la comunicación hombre-ordenador, en primer lugar con su carácter de almacenador (y todo lo que implica), así como un desarrollo más cercano a los hipertextos y los hipermedias. Señala a Vannevar Bush como un referente técnico con el MEMEX que a su vez será el precedente en la investigación de la autora en cuanto a la explicitación de la relación entre el funcionamiento neuronal de la mente humana y la “escritura no secuencial”. La pérdida de la linealidad y la introducción del multimedia será otro tema que aborde la autora desde una visión historicista. Habla de las generaciones de sistemas hipermedia que desembocan en Internet, o más bien en su antecedentes que van sufriendos transformaciones paulatinas hasta llegar al estado actual. La autora no quiere olvidar de todos modos una segunda rama del desarrollo técnico de carácter local y no en red, como es el de los soportes físicos cada vez más pequeños y con mayor capacidad para almacenamiento de datos.

Un segundo bloque de este capítulo se centrará en los avances de la parte del discurso literario. Aquí serán claves las referencias, a veces demasiado repetititivas, a Borges, y a otros autores como Umberto Eco y su concepto de Obra Abierta y lo que implica en la resignificación del lector como lector – escritor. Irá haciendo referencias a investigadores de la pragmática literaria y sobre todo irá hilando un discurso que tiende sobre todo a asentar los referentes que ella encuentra en la literatura, para terminar hablando, no como conclusión sino de pasada, de la importancia de los modelos hipermedia para la construcción con el referente puesto en el “co-autor” o más bien “la creación colectiva”.

Una vez realizada esta introducción, el segundo capítulo, mucho más breve, parece que nos muestra de los “productos literarios hipermedia”, va a dar una definición de lo que es la “literatuta electrónica” Se basa en diferentes cuadros-resumen en el que señala las traducciones de obras impresas en formato digital. Luego hablará brevemente de algunas obras literarias en formato cd-rom y terminará, también brevemente, hablando de la “Ficción Interactiva”, en la que Internet se convierte en soporte y también en la que se conjuga definitivamente la falta de linealidad. Luego, en el capítulo irá mencionando, sin meterse mucho de lleno, algunas características del discurso hipertextual.

El tercer capítulo se convierte en un intento de apostillamiento teórico sobre los temas tratados, intenta apostar por respuestas críticas y para ello se basa en analizar las relaciones que existen entre el discurso hipertextual y el producto, el consumidor y el productor. En este capítulo redundará en cuestiones como los diferentes canales en la producción literaria hipermedia, en el que se produce un abandono de la clásica jerarquización impresa, en el que aparecen nuevos géneros acompañados del apellido “hipertextual” (véase poesía hipertextual), la ausencia de la linealidad, y en definitva concluye con el cambio más importante, “la doble realización”, ya que el productor y el lector son creadores de la obra final. Para finalizar brevemente, se extiende una vez más en las características ya mencionadas de posibilidad de almacenamiento, de interacción de sonidos e imágenes, etc.

COMENTARIO CRÍTICO:

Por mi formación, y por mi práctica artística de la cuestión a tratar, tengo que empezar argumentand mi comentario crítico, en la denuncia hacia la autora del libro, por su carácter cientifista al mismo tiempo que incompleto, no en datos, sino en cuestiones tan claves como es la del arte de creación en la red Internet.
Sí comparto con la autora, su planteaminto en las consecuencias del nacimiento de la Literatura Electrónica, es decir, no podemos avanzar una evolución histórica de literatura e internet sin conocer las cuestiones técnicas relacionadas con los avances en la creación. Pero el problema está en que no podemos avanzar sólo la creación literaria, y me voy a extender un poco en esta cuestión.
Si hablamos de la creación en Internet, tendremos que hablar de qué ha pasado y por qué surge el net.art, la cuestión es clara, en Internet las creaciones, la literatura, la fotografía, el sonido y el vídeo, se funden, para convertirse en algo único. Las fronteras caen y esta es una característica que echo en falta en la obra de Nuria Vouillamoz, no podemos olvidar los avances del llamado net.art por una sencilla razón, es la primera manifestación que usa a la red de Internet como espacio de creación y no únicamente como espacio de difusión. Esta cuestión es clave porque la literatura no ha sido reconocida como tal en este proceso de creación en la red, más que no ser reconocida, no han habido hitos literarios que se conviertan en creadores para la red, pero en la red como en el resto de manifestaciones creativas, la literatura es muy importante.
Avanzando en un comentario crítico, que intenta ser constructivo, tenemos que plantear la cuestión de la consideración literaria de las traducciones. Entiendo, y este es un planteamiento que al mismo tiempo se puede hacer en la “historia del net.art”, que la creación que se ha creado para los libros impresos por el hecho de ser re-construidos o traducidos a cd-rom, no se puede denominar literatura electrónica. Al igual que las fotografías, en el website de un museo de un cuadro de Mark Rothko no podrán ser consideradas net.art, la traducción de El Quijote a un cd.rom, sin más, no podrá ser literatura electrónica. No obstante, es una cuestión donde tampoco hay que ser muy escrupulosos, porque sí es importante por lo que comenta la autora de niveles de almacenamiento y acceso a la información que se le permiten a esa obra, pero en ese caso tendríamos que hablar de Edición de Literatura y no de Creación de Literatura.
Podríamos establecer como salvedad, que el libro no deja de ser una buena introducción de cara a los albores de la creación de literatura electrónica, y hay que darle su importancia ya que se trata de uno de los primeros libros que intenta un objeto de estudio que se nos escapa de las manos, que no está asentado, y que no existen las condiciones totales de posibilidad para el desarrollo de una investigación como fuera deseable.
Sí creo que es un gran acierto por parte de la autora, la investigación en relación con los conceptos de Obra Abierta, o las conclusiones, que por ser evidentes no son menos importantes, de las relaciones hipermedia entre producto, lector, y productor.

Leave a Reply »»